El Internet de las Cosas, la tendencia que revoluciona la forma de hacer Marketing

Muchas veces los nombramos. ¡Alexa, apaga la luz!, ¡Siri, cuéntame un chiste!, son exclamaciones habituales en numerosos hogares hoy en día.
Y sí, ese es el Internet de las cosas, un sistema tecnológico que permite que los objetos se conecten a Internet y también que se relacionen entre sí.

Aunque pareciera sencillo y común, el Internet de las cosas es una megatendencia de la inteligencia artificial que incluye sistemas ciberfísicos, computación integrada y otras técnicas, que usan la infraestructura de Internet.

Se trata de una nueva tecnología que conecta casi todo lo que hacemos y facilita un ecosistema interconectado de dispositivos y máquinas, que nos permite controlarlos desde cualquier lugar.

Internet de las cosas (IoT) es un término amplio que se utiliza para la interconexión de objetos cotidianos con Internet o entre sí. Hablamos de teléfonos inteligentes, automóviles, televisores, relojes, electrodomésticos y mucho más.
¿Cómo funciona el Internet de las cosas (IoT)?

Con un 60% de la población mundial conectada a Internet, es raro encontrar personas que no tengan como mínimo un smartphone o la Red de redes en su hogar.


El Internet de las cosas ha llegado a impulsar esta red de interconexión entre los diferentes ordenadores en el mundo para permitir un mayor intercambio de datos entre ellos.


Así, los objetos pueden detectar patrones, hacer recomendaciones, mejorar la eficiencia y crear experiencias de usuario.


Es usual que los objetos y asistentes tecnológicos puedan:

  • Controlar la iluminación
  • Encender el aire acondicionado
  • Elegir la programación del televisor
  • Limpiar automáticamente

Los dispositivos IoT se conectan mediante un proceso llamado M2M (machine to machine, o máquina a máquina) y se comunican entre sí utilizando cualquier tipo de conectividad (cable, WiFi, Bluetooth, etc.)


Esta conexión les permite hacer determinada labor sin la necesidad de que un humano intervenga, solo con sensores y chips específicos que están dispuestos en los dispositivos como un sensor de luz ambiental, giroscopio, etc.)


Los dispositivos pueden incluso, sacar conclusiones de los hábitos y preferencias del usuario, para para facilitarle la vida.

Existe hoy una enorme cantidad de objetos conectados que forman parte del Internet de las cosas. Por ejemplo:

  • Vehículos autónomos: Coches que conducen solos sin que el usuario tenga que hacer más que decirle dónde quiere ir, con pantalla táctil y una enorme cantidad de sensores que facilitan la vida al usuario.

  • Robots aspiradora: Pueden limpiar el suelo de la casa sin chocar con nada y esquivando obstáculos mediante sensores.

  • Smart home: Los dispositivos «smart» para los hogares incluyen sensores de presencia que encienden luces automáticamente, sensores de temperatura o humedad que activan calentadores o aires acondicionados, sensores para el jardín que permiten monitorizar las plantas desde una aplicación en los móviles e incluso asistentes personales como Alexa y Siri.

  • Garageio: Garageio es una aplicación para puertas de garaje inteligente que permite monitorizar y controlar el garaje desde casa conectándose a la aplicación.

  • Wearables para perros: Estos dispositivos, permiten a los propietarios puedan vigilar a sus perros y garantizar su seguridad. Incluso pueden rastrear a perros perdidos en la zona en la que se encuentre su dueño.
¿Cómo transforma esta tecnología el trabajo empresarial?
Esta tecnología ha ido transformando todas las esferas de la sociedad, comenzando por la forma misma en que las personas viven y trabajan.

Ahora, todo es más sencillo y ágil.

El Internet de las cosas contiene variedad de beneficios y oportunidades no solo para las personas, sino para el mismo desarrollo empresarial.

Una de las ventajas esenciales, es que mejora la productividad y la rentabilidad del trabajo mediante soluciones tecnológicas.

Veamos otros beneficios del Internet de las cosas para las empresas:

  • Facilidad de acceso a la información
Internet de las cosas permite que los dispositivos reciban información constante, lo que facilita gestiones empresariales como el análisis de datos, automatización y optimización de procesos.

  • Eficiencia y productividad
Esta red creciente de objetos físicos que están conectados a Internet, puede ayudar a administrar el tiempo, energía, recursos, bienes, servicios y mucho más.

  • Ahorro
Con esta tecnología usada en las empresas, es posible saber de forma sencilla si uno de los dispositivos necesita arreglarse o cambiarlo. Esto permite planificar y ahorrar tiempo y recursos.
PUBLICADO EL 8 DE JUNIO, DE 2022
POR: CLAUDIA RODRÍGUEZ